martes, 31 de mayo de 2011

Tornados y trombas

Cuando el viento es una amenaza
Un tornado es un fenómeno meteorológico de gran intensidad y muy localizado. Está asociado a las grandes tormentas y huracanes. Se caracteriza por su forma de embudo que desciende desde los cumulonimbos hasta la superficie. Dura unos minutos, tiene una dimensión de algunos cientos de metros y se desplaza unos pocos kilómetros. Los vientos, dentro del tornado, pueden ser muy violentos y la diferencia de presión con el entorno puede llegar a los 100 milibares. Así pues, tiene un gran poder destructivo.

Los tornados ocurren sobre tierra. Cuando ocurren sobre el mar se les llama trombas, o mangas, marinas.

En ocasiones se producen microtornados, que no son más que una fuerte ráfaga de viento que desciende de forma brusca.

Para que se forme un tornado debemos tener las siguientes características: Una masa de aire cálido y húmedo en proceso de tormenta o ciclón tropical, una masa de aire frío y seco en altura, y la corriente ascendente que se establece entre ellas. Las nubes de tormenta no son uniformes, sino que tienen irregularidades en función de la densidad de las nubes, que permiten una mayor incidencia local del sol. Es ahí donde se produce el tornado. Otra condición para que se genere el tornado es que los movimientos atmosféricos sean estables, sin que la topografía modifique su trayectoria, por eso los tornados se producen en las llanuras (o el mar), pero no en las zonas montañosas donde las laderas los deshacen antes de que se formen.

Un tornado tiene tres partes fundamentales:

* La nube madre de la que procede, que normalmente es un cumulonimbo cuya basa se encuentra por debajo de los 2 kilómetros de altura.
* El embudo, que es la manga, o cono, que une nube la madre con el suelo. En ella se producen fuertes descargas eléctricas, con relámpagos y rayos.
* El vórtice, que es la parte en la que el tornado toca la tierra. Es la parte más destructiva y estrecha. Es capaz de arrancar árboles y casas. Normalmente existe un sólo vórtice, pero en ocasiones aparecen varios.

El tornado tiene una gran capacidad de succión, y es capaz de elevar por los aires cualquier elementos suelto que exista en superficie, en ocasiones muy pesados. De esta manera, a medida que pasa el tiempo, el tornado se va llenado de partículas y haciéndose más pesado, hasta que desaparece. Estos elementos succionados pueden caer bastante lejos del lugar original provocando lluvias de objetos: piedras, peces, etc.; que dependen del lugar por donde haya pasado el tornado.

A medida que el tornado se va moviendo la fricción y los elementos en suspensión que lleva le van haciendo perder velocidad. Si bien, las mangas marinas cuando toca tierra no pierden sus características. El tornado puede pasar de mar a tierra y de tierra a mar sin modificarse. La fricción, y los elementos en suspensión es mayor en el vórtice que en la parte superior del embudo, y por lo tanto va más lenta. Esta es la causa de que el embudo adopte una inclinación entre muy marcada entre el vórtice y la nube madre. En las mangas marinas esta fricción es menor, y por lo tanto el aspecto es más vertical. Debido a la diferencia de velocidad llega un momento en el que el contacto entre el vórtice y la nube madre se pierde, el embudo asciende rápidamente, se integra en el cumulonimbo y el tornado desaparece.

Los tornados giran en sentido contrario a las agujas del reloj en el hemisferio norte y en sentido horario en el sur, gracias al efecto de Coriolis; pero no siempre. En ocasiones, y debido a alguna irregularidad local se han detectado tornados que giran en sentido contrario.

Las zonas más propicias para la formación de tornados son las zonas de huracanes (los huracanes llevan asociados tornados en su entorno), y que tienen una topografía llana; como por ejemplo mitad oriental de Estados Unidos. Esta es la región donde más tornados se producen en todo el planeta. Otras áreas de tornados frecuentes son el sur de Canadá, centro, sur y este de Asia, el sur de África, el noroeste y el centro de Europa, especialmente en España, el Caribe, la región del Río de la Plata, el sureste de Australia y Nueva Zelanda. También se producen, aunque de menores dimensiones, en el clima mediterráneo asociados a las gotas frías.

La fuerza de los tornados se miden según la escala de Fujita, que va desde cero a cinco:
* F0: de 60 a 120 Km/h
* F1: de 121 a 180 Km/h
* F2: de 181 a 250 Km/h
* F3: de 251 a 320 Km/h
* F4: de 321 a 420 Km/h
* F5: más de 421 Km/h




Enlázate

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Comparte en la web